EL PODER DE LA VISUALIZACIÓN


Usted puede cambiar el mundo. Es muy fácil. ¿Cómo? En este vídeo, el científico Gregg Braden, explica cómo la Ley de Atracción funciona. Que no es otra cosa que un campo que nos rodea, una conciencia colectiva, en la que todos participamos. Esta conciencia colectiva crea nuestra realidad. Puede ser influenciada por nosotros a través de nuestro ADN, utilizando el poder de nuestros pensamientos y nuestro corazón.
Podemos utilizar esta ley de manera individual, y también colectivamente, para cambiar nuestro mundo. Hay incluso una fórmula sobre la cantidad de participantes que se necesita para lograr un cierto efecto en un grupo más grande (como para promover la paz, por ejemplo). Esto ya ha sido demostrado científicamente, a través de experimentos. Para cambiar toda la población mundial esto necesitaría sólo de 8.000 participantes.
El poder de la visualización es un regalo de Dios para la humanidad para poder tomar el destino en nuestras propias manos, y no tener que esperar y sentirnos impotentes. Por lo tanto, vamos a aceptar este regalo con gratitud ¡y vamos a usarlo!

Las imágenes de Gregg Braden se han tomado de su video "The Science of Miracles" que también se puede encontrar en YouTube.


Por favor únete a nuestra primera acción!



Transcripción del vídeo:
Gregg Braden

Gregg Braden



"Desde 1887 hasta principios de 1990 toda la ciencia occidental se basa en el principio de que lo que sucede en un lugar, no tiene absolutamente ningún efecto en lo que sucede en otra parte. Y ahora que sabemos, esto no es absolutamente cierto.

Por lo tanto, me gustaría compartir con ustedes tres experimentos que son sacuden absolutamente los cimientos de la física occidental.

El primero fue realizado por un físico ruso, Vladimir Poponin, en la década de 1990. Llegó a los Estados Unidos para terminar esta serie de experimentos. ¿Qué hizo Poponin? Él quería investigar la relación entre el ADN humano y el material del que se hace nuestro mundo: los pequeños paquetes de energía que llamamos fotones, esas pequeñas partículas de luz, si usted quiere pensar de esa manera. Así, que el experimento consistió en tomar un tubo, un tubo de vidrio, sacar todo el aire de ese tubo, creando lo que hoy llamamos el vacío, lo que implica que no hay nada en ese tubo. Sin embargo, sabemos que todavía hay algo más allí: son esas pequeñas partículas de la luz.

Por lo tanto, Poponin midió las partículas, para ver cómo estaban distribuidas. ¿Salieron volando por todo el interior del tubo, o se acumularon todas en el fondo? ¿Qué pasó con ellas? Los resultados de esta parte del experimento no fueron sorprendentes. Debido a que las pequeñas partículas de la luz, los fotones, estaban completamente al azar. Y esto es lo que se esperaba. La siguiente parte del experimento, es cuando esto se pone muy, muy interesante. Debido a que pusieron algo de ADN humano en ese tubo. Y con el ADN humano adentro, cuando se vuelve a medir los fotones, el ADN humano ha causado que los fotones formen una alineación. ¡El ADN tiene un efecto directo sobre la materia que hace a nuestro mundo!

Ahora bien, esto es precisamente lo que las antiguas tradiciones espirituales han dicho siempre. Que algo dentro de nosotros tiene un efecto sobre el mundo que nos rodea.

El segundo experimento es un experimento fascinante. Es un experimento militar. Lo que hicieron en esencia, fue que tomaron algunas muestras de ADN humano (como algunas raspaduras del tejido del interior de la boca de un voluntario) y colocaron este ADN en un dispositivo que puede medir sus efectos en una habitación de un edificio, mientras que el donante que el ADN procedía a estar en otra habitación del mismo edificio.

Lo que hicieron, fue que sometieron a los voluntarios a lo que llamaban una estimulación emocional, que provocaran reacciones genuinas de emoción, alegría o tristeza, miedo, ira o rabia, en una parte del edificio. Y midieron el ADN para ver si el ADN podría afectar las emociones del donante.

¿Por qué tendría que ser así? Por un lado en la física occidental de hoy no hay absolutamente nada que sugiera que el ADN esté vinculado con el donante. Y por otro lado, están realizando estos experimentos. Lo que encontraron fue todo lo contrario. Lo que encontraron fue que cuando el donante tenía sus picos emocionales en una habitación, el ADN también tiene picos y bajones emocionales en la otra habitación, exactamente en el mismo tiempo.


Así que el tercer experimento se llevó a cabo nuevamente en la década de 1990 en el Instituto de HeartMath. Una organización de investigación pionera con sede en el norte de California que estaba intentando demostrar que el corazón humano es mucho más que una simple bomba que mueve la sangre en nuestros cuerpos. Y aunque nuestros corazones hacen precisamente eso, puede ser lo menos que nuestros corazones hacen. Se está descubriendo que nuestros corazones forman el campo magnético más fuerte de nuestro cuerpo, y que el campo electromagnético que es producido por nuestro corazón se extiende mucho más allá de nuestro propio cuerpo.

Así que se diseñó un experimento para poner a prueba esta teoría. No es ninguna sorpresa que tuvieron algo de ADN humano y que se aisló el ADN y se utilizó a personas que fueron entrenadas en sentir emociones humanas, claro que las emociones de mayor demanda fueron las de amor, de aprecio y compasión, más las de ira, rabia y odio. Y como la gente que se capacitó a tener los sentimientos, lo hizo efectivamente, se pudo medir la forma en que el ADN respondió a cada emoción. Y lo que encontraron, fue esto: que en la presencia de agradecimiento, el amor, la compasión, el perdón, el ADN se relajó de una manera enorme.

Y lo contrario también es cierto. En presencia de la ira, la rabia, el odio, los celos, el ADN se contrajo como un pequeño nudo.

Bueno, cada uno de estos experimentos fue interesante en sí mismo.

Al poner a todos los resultados juntos sin embargo, en lugar de ser experimentos interesantes y aislados, comienzan a contar una historia. Y la historia se ve algo como esto.

El primer experimento, el experimento de Vladimir Poponin, dijo que el ADN de nuestro cuerpo tiene un efecto directo sobre nuestro mundo. Especialmente en las cosas físicas donde nuestro mundo está hecho de cierto nivel energético. El último experimento muestra que la emoción humana tiene la capacidad de cambiar el ADN, lo que tiene un efecto en el mundo que nos rodea. Y el experimento del medio, el que llevó a cabo el ejército de los Estados Unidos, muestra que si estamos en el mismo edificio o 400 millas de distancia, el efecto es el mismo. No estamos limitados ni por el espacio ni el tiempo.

Y como cuestión de hecho, los resultados de los experimentos están diciendo precisamente que tú y yo tenemos un poder dentro de nuestro cuerpo que no está regido por las leyes de la física, de la manera en que la entendemos hoy en día.

Las tradiciones antiguas no sólo reconocen esta relación, sino que nos invitan un paso más allá, y dejaron instrucciones precisas en términos de cómo se aplica esto en nuestras vidas. A finales de la década de 1980 yo era un ingeniero que trabajaba en empresas aeroespaciales con el Departamento de la Defensa (de EE.UU.). Empecé a explorar estos conceptos, como ingeniero, buscando en el mundo que me rodea, para entender la historia de aquellos que vinieron antes que nosotros.

Y es así que ese pensamiento me llevó de viaje por algunos de los lugares más asombrosos del mundo. De los templos de Egipto, a la cordillera de los Andes en Bolivia y Perú. De la India y Nepal, a las tierras altas del centro de China y el Tíbet. Hasta lo largo del oeste del desierto de América del Sur. Buscando información y pistas que nos ayudaran a comprender cómo nos relacionamos con el mundo y cómo podemos usar este sentimiento de poder, de este poder que habla el idioma del mundo que nos rodea.

Y esto es precisamente lo que el abad en el Tíbet nos estaba diciendo a nosotros. Él me estaba describiendo un modo de oración que se basa en el sentimiento. Y dijo: Tenemos que sentir la sensación como si la oración ya hubiera sido contestada. Y en ese sentido estamos hablando de las fuerzas de la creación que le permiten al mundo respondernos a nosotros. Permitiendo que este campo, el holograma cuántico, la mente de Dios, nos responda a nosotros de manera que lo sentimos dentro de nuestros corazones. Así, que en lugar de orar desde una sensación de impotencia en una situación dada –como por ejemplo decir ¡Dios mío, por favor, que haya paz en el mundo-, al usar este nuevo modo de oración nos invita a sentir que ya estamos participando de esa paz.

En 1972, unas 24 ciudades de Estados Unidos fueron utilizadas para llevar a cabo un experimento, donde cierta gente se capacitó para sentir la sensación de paz de una forma específica. Y esas personas se colocaron estratégicamente en esas ciudades. Cada ciudad tenía una población de más de diez mil personas.

Y esto fue documentado en algunos de los conocidos estudios de TM (Transcendental Meditation Studies) que se realizaron a principios de los años 70. Y lo que pasó fue que durante el tiempo que esas personas estaban experimentando sentimientos de paz, en la comunidad alrededor de ellos, más allá de los edificios en donde estaban teniendo su experiencia, esas localidades experimentaron reducciones estadísticamente medibles del crimen. Los crímenes violentos contra las personas y los accidentes de tráfico disminuyeron. En algunas ciudades como Chicago, donde está la bolsa de valores, hasta el mercado financiero estuvo tranquilo mientras se desarrollaba el ejercicio de paz. Y cuando se detuvieron sus oraciones, todas esas estadísticas se invirtieron. Y el ejercicio lo hicieron una y otra vez con los mismos resultados.

Y todo fue tan preciso que ahora sabemos con exactitud, de acuerdo a los estadísticos que fueron capaces de determinarlo, el número de personas que se requieren para activar este tipo de efecto. Así que voy a compartir la fórmula y, luego, voy a describir lo que significa que la fórmula. El efecto se nota por primera vez cuando un determinado número de personas participa. Y ese número, el número mínimo de personas necesarias, es la raíz cuadrada del uno por ciento (√1%) de una población estimada.

Entonces, ¿qué significa eso? Si usted tiene una ciudad de un millón de personas, por ejemplo, se toma uno por ciento de un millón y luego se saca la raíz cuadrada de ese uno por ciento. Y ese número te dice cuántas personas -el número mínimo- son necesarias para comenzar el efecto. Obviamente, cuanta más gente participe, mayor será el efecto.

Por ejemplo, para una ciudad de un millón de personas, ese número es sólo alrededor de un centenar. En un mundo de seis mil millones de personas, la raíz cuadrada del uno por ciento de esa población es de alrededor de ocho mil personas. (¡SÓLO 8,000 PERSONAS!!!)


Tuve la oportunidad -durante ese tiempo- de ver unos videos sobre la curación de un cáncer de vejiga –que tenía un diámetro de tres pulgadas- en el cuerpo de una mujer que en Occidente los médicos le habían diagnosticado como inoperable. Ella se había ido, como último recurso, a un un hospital que no usaba medicamentos en Beijing. [Ahora cerrado por el gobierno chino - VisualizeDaily.com]

Así, en la documentación del vídeo, la película muestra a la mujer acostada en una habitación del hospital. Ella está completamente despierta, plenamente consciente y cree en el proceso que está a punto de suceder. Frente a ella hay un técnico que está realizando un ultrasonido sobre su abdomen inferior, cuya imagen podemos ver en un televisor de pantalla dividida. En la parte izquierda de la pantalla, que hace una foto instantánea, hay una imagen congelada de un instante en el tiempo de remisión. Así podemos ver lo que su estado parecía en ese instante en el tiempo. En la parte derecha de la pantalla, podemos ver en tiempo real. Detrás de ella hay tres sanadores de pie. Trabajan con la energía en el cuerpo de ella y también con sus sentimientos.

Y lo que hacen es que comienzan a cantar una palabra que, para ellos, refuerza la sensación en su interior de que ella ya está curada. El canto esencialmente dice "Ya está sanado", "Ya está hecho". Y a medida que empiezan a tener este sentimiento y a decir estas palabras entre ellos, en la pantalla del televisor se puede ver en tiempo real cómo este tumor canceroso comienza a desaparecer… y desaparece en menos de tres minutos de tiempo real. No es como en un documental en donde se ve una rosa que se abre y desarrolla en treinta segundos y eso es algo que normalmente toma días. Esto ocurre, literalmente, en menos de tres minutos.

Su cuerpo responde a los sentimientos de esos profesionales que fueron entrenados para tener esa clase de sentimientos que estaban teniendo. Y todo lo que sentían era el sentimiento que se siente al estar en presencia de una mujer que ya está curada. Plenamente rehabilitada, totalmente en su capacidad. Ellos nunca la vieron como una mujer que está enferma y no estaban diciendo: "El cáncer es malo, tienes que irte lejos".

Tuve la oportunidad de hablar con Luke Chan, quien en realidad creó esta película. Y le pregunté: "¿Qué pasa si estos tres sanadores no estaban allí? ¿Podría esa mujer haber hecho esto? ¿Cualquiera puede hacer esto por nosotros mismos?" Él me sonrió cuando le hice la pregunta. Me dijo "Gregg, con toda probabilidad, ella hubiera podido hacerlo sola. Sin embargo, hay algo en nosotros los seres humanos, en el que parecemos sentirnos más poderosos y más fuertes cuando tenemos el apoyo de los demás en las cosas que creemos, especialmente en las cosas que elegimos para llevar a cabo".

Amor y Gratitud

"Amor y Gratitud"

Incluso más recientemente, tuvo lugar una investigación realizada por el científico Masaru Emoto, entre la relación de las emociones y los sentimientos humanos sobre las gotas de agua. Esto muestra esta relación aún más enfáticamente. Lo que ha ocurrido es que estos científicos, en este proyecto de investigación particular, han descubierto que las gotas de agua (que constituyen más del 70% de todo nuestro mundo y el 75% de nuestro cuerpo), que las gotas de agua responden a las emociones humanas tal y como se sienten en el cuerpo del sujeto, o tal como se escribe en las etiquetas que se pegan sobre esos frascos de agua. Y en el agua se refleja hasta la emoción del investigador tal como lo escribe en las etiquetas que luego pega en los frascos. Los envases fueron congelados por un período específico de tiempo, alejados del proceso de congelación, y cuando comienzan a descongelarse, se cristalizan. Y los cristales revelaron de lo que está sucediendo con la emoción.

[Fotos del cristal de agua tomada por el Dr. Emoto]

Y eso es un ejemplo, un hermoso ejemplo, muy específico de cómo cada uno de nosotros tiene la oportunidad de participar en esta visualización. No para controlar y manipular a nadie, sino más bien para participar en los acontecimientos de nuestro mundo, los acontecimientos de nuestras vidas, nuestras familias, nuestras comunidades y nuestros cuerpos, a través del campo que nos vincula a todos en la creación."


Traducción: Claudio


Por favor únete a nuestra primera acción!



© VisualizeDaily.com August 21 2017 | Contact | Add to Favorites


Share |